jueves, 17 de septiembre de 2009

Hildegard Von Bingen



stos son los notables hechos que ocurrieron hace ya muchísimos años, los cuales yo, el ermitaño ásatruer Friedrich de Gunderheim voy a proceder a narraros, verazmente, ¡por Wotan! tal como me los dicta la memoria como si allí estuviera, y los documentos que he podido ver de manos de un tal Teoderich de Echternach y algunos monjes peregrinos amigos mios que han pasado por ésta humilde hermita a ver que pueden aprender de mí.




Hidegard de Bingen

e trata de Hidegard de Bingen, niña y mujer virtuosa quien llegaría a ser monja, visionaria, mística, abadesa, poetisa, compositora, profetisa, médica y escritora, entre otras cosas. Nacida en Bermersheim, Sacro Imperio Romano-Germanico (Alemania) un 16 de Septiembre del 1098 y fallecida un 17 de Septiembre del 1179. He de escribir entonces sobre ella en este 18 de Septiembre del 2009 desde mi exilio en Villadiego, Sadom, provincia del Impío Imperio de Occidente.

e aquí que nuestra Hildegard, cariñosamente Hilde, procede de familia Noble, de las del Valle del Rhin, que en aquella época ya las habia en Bingen. Familia que además de noble era muy prolífica, con nueve hijos antes della, por lo que tocole el albur de ser la diezmada, o sea la décima creatura, la que por designios de vuestro Dios, según se cree, tenía que ser ofrendada a vuestra Iglesia para lo questa mejor dispusiese. Así es que ya a la temprana edad de 8 años la vemos protegida del mundo por la así llamada por vosotros Madre Iglesia Romana.


Ruinas del Monasterio de Disibodenberg



rotección especial, podríamos decir, al ser el monasterio que la acogió, el benedictino Disibodenberg, exclusivamente masculino. Pero, ¡ay! Los monjes deste lugar lejos estaban, cómo no, de contradecir las ordenes de su superior, ¡no faltaba mas! nada mas y nada menos que el Excelentísimo y Reverendísimo Señor, Otto I Von Mistelbach, canciller del Sacro Imperio y obispo de Bamberg, ¡Bam! Ya podeis imaginaros el escenario. Los monjes y novicios en permanente estado de alerta y oración, frente a la tentación y a los malos ¿o sabrosos? pensamientos sugeridos por vuestro maligno. ¡No seais malpensados!

Otto von Bamberg



llí, nuestra Hilde, (y digo nuestra porque la considero vecina mía, pues Bermersheim, queda cerca de Gunderheim en donde vuestro servidor nació y residió por muchos años), durante algunos años pasa su tiempo enclaustrada junto a su compañera, preceptora y superiora la pequeña condesa Jutta Von Sponheim, quien ya era reclusa y tenía a la fecha apenas tenía 15 años. Además de ser la abadesa del recién fundado convento, conocido por algunos como Comunidad de Bingen, Jutta enseñaba a las reclusas y por tanto a Hilde todo el conocimiento que poseía, el cual no era mucho, pero era integral, o sea, comprendía todo el saber de la época. Esto es, Latín, pasajes de La Biblia, historia sagrada, La Biblia, Salmos, liturgia, La Biblia, Canto Gregoriano y por supuesto, Los Evangelios.


Monasterio de Rupertsberg

ay un asunto que ha estado pendiente, el cual os revelaré ahora. Se trata de las habladurias de algunos parientes y vecinos, de amas y posaderos, si nó de los mismos padres de Hilde, de questa desde pequeña, como que hablaba sola, veía cosas, o se quedaba en el limbo, es decir, cosas que solo ella oía y veía e incluían música. Y todo sin desentenderse del mundo, valga la aclaración. ¡Por Baldur! Verdaderamente, algo prodigioso. Y es precisamente por ello que os relato estas cosas.


Ricardis, Hildegard y Volmar en plena labor


la muerte de Jutta en 1136, Hilde es (¿democráticamente?) ¡elegida! por sus compañeras como Abadesa, a la edad de 34 años. Unos años después, siendo el año de vuestro Señor el 1141, se reaviva en Hilde el fuego de las visiones, esta vez mas poderosas en calidad, ordenándosele mediante éstas el ponerlas todas por escrito, misión que hubo de cumplir a cabalidad nuestra Hilde ayudada por el servicial y afortunado monje, el ilustrísimo padre Volmar, prior, preceptor y confesor del convento, quien le servía de amanuense, y por la monja Ricardis Von Stade, su leal asistente personal, de noble familia, hermana del Excelentísimo y Reverendísimo Señor Hartwig I arzobispo de Bremen. Logró así escribir su primer libro, Scivias, en donde narra todas sus vivencias de lo místico.

El Monje Volmar

nimada por Su Santidad el Papa Eugenio III en persona, o mejor dicho, por emisarios, Hildegard prosigue trabajando en sus escritos, pues es de saber que en estos tiempos, hablando del 1148 y supongo que en todos los demás, siempre hubo y habrá un agudo interés por las cosas del mas allá, especialmente las cosas que tocan al impredecible señor Dios, a quien no le gusta hablar con todo el mundo, salvo a quien fuere de su mejor parecer. Así es como el mismo Papa, cundido de temor reverencial se digna leer en público parte de los trabajos de Hilde, por supuesto que no sin enantes haberlos sometido al escrutinio de los señores Teólogos y Doctores de la iglesia, como tiene que ser. Y es obvio que si el papa los ha leido, es, ni mas ni menos, porque los susodichos señores han dado su beneplácito. Recordad que la Inquisición es una institución del futuro, por lo que en estos tiempos que corren La Iglesia (y sus socios) se tomaba ciertas libertades.


La tierra esférica con estaciones diferentes al mismo tiempo.
Fol. 38, Liber Divinorum Operum I, 4.


h! pero veamos que pasa, ¡por Wotan! ¡Pero es que ya Hilde se cartea con Papas, arzobispos, obispos, abades, reyes, principes, monjes, nobles y politicos de todo tipo! Todos quieren sus consejos. Quién lo diría... pero es que es muy difícil conseguir una autorización canónica para escribir, y mas si se es mujer. Además, se ha hecho experta en naturismo, y ya viene mucha gente pretendiendo ser curada de cuantas cosas se les ocurre, ya sabeis, ampollas, forúnculos, mal de pollas, visiones de homúnculos, influenzas, locuras, malas influencias, acoso de curas, acidez, demonios, pesadez, malos matrimonios, dolor de ijares y males similares.


o ha pasado un año y ya la laboriosidad característica de la monja abadesa, sumada al deseo de tener mas libertad para difundir el evangelio, rinde sus frutos: Hildegard tiene la feliz ocurrencia de fundar un nuevo monasterio independiente en Rupertsberg, por supuesto ordenada por una visión, y también por supuesto se arma el despelote. La firme oposición de los hermanos y especialmente del Reverendísimo Padre el Abad Kuno no se hace esperar haciendo fiera resistencia a tal despropósito, o sea, se les iba de las manos (y de los ojos) según dicen las malas lenguas ¡por Freya! el incentivo del "solaz y esparcimiento" de muchas nobles chicas de buen ver, así sea solo para un inocente intercambio de Guten Tag y Pax Vocem o como recurso habilísimo para desafiar y vencer las tentaciones del mismo Tío aquel).


na vez mas, os exhorto a que no penseis mal. Debeis saber que en dicha Comunidad femenina las reglas eran un tanto laxas en ese momento, y las monjitas estaban mas bién a medio camino entre el mundo y la religiosidad plena. Cosa que hubo de cambiar la misma Hilde un poco mas tarde, apretando la muñeca.



abed vosotros que hubo también alguna gente impía, tal vez sospechosos de simpatizar con los infames Cátaros, que tuvieron el atrevimiento de sugerir que la tenaz oposición del abad Kuno al proyecto del Rupertsberg se debió mas bien al hecho de que dejaría de recibir en Disibodenberg la afluencia de tantos visitantes y peregrinos, entre ellos nobles y clérigos, gente importante, lo que se traduciría en una disminución radical de las limosnas, donaciones, diezmos, cánones y estipendios, como le correspondería a todo monasterio que se respete, a saber, que donde va gente impotante, el lugar tiene que ser importante.


Maguncia

scuchad ahora como continúa esta historia. Gracias a una supuesta parálisis que le impuso el buén Dios a Hilde, como señal divina para el Abad, y al terror que les insuflaban las amenazas de castigo divino proferidas constantemente por Hilde, pero más probáblemente, a la intervención favorable del Excelentísimo y Reverendísimo Señor, Heinrich I Félix von Harburg, Arzobispo de Munch, pudieron las monjitas mudarse a su nuevo albergue alrededor del 1150, una vez derrotada toda oposición al proyecto. Ya sabreis vosotros como tienen los juegos pesados estos Herren, y a saber, cuando se es alemán y católico,

El hombre Universal, Fol. 9, Liber Divinorum Operum I, 2.


na vez instalada en Rupertsberg, Hildegard trabaja afanosamente durante ocho años, tiempo en el cual se le ocurre la fundación de un nuevo monasterio (¡No!, otro mas no, ¡por Tyr!). Termina varios libros, entre ellos el ya citado Scivias, el Liber Vitae Meritorum, Liber Divinorum Operum, el Liber Simplicis Medicinae, el Liber Compositae Medicinae o Causae et curae y compone la mayoria de sus obras de canto sacro, (que habrán de convertirla en el futuro en una popstar de la secta de los new-agers) unas 80, tituladas en conjunto Symphonia armonie celestium revelationum.

como ya hube de sugeriros al principio desta sesión, Hilde se atrevio y fundó en 1165 el monasterio de Eibingen, bajo la regla de San Agustín, esta vez para jovencitas algo tontas, lelas o de escasas luces intelectuales. Pues ya se criticaba abiertamente la política élitista que aplicaba la abadesa Hilde para admitir sus novicias.




uego vino la creación de uno de sus trabajos mas fascinantes y misteriosos, las Litterae ignotae, o sea, un alfabeto de 23 letras creado por ella para escribir su Lingua Ignota, considerada la primera lengua artificial, en este caso con fines místicos, conocida en la historia humana. Este trabajo ella lo describe en su obra Lingua Ignota per simplicem hominem Hildegardem prolata, del cual han de sobrevivir dos manuscritos, como decís vosotros, Dios mediante.






























uestra Hildegard tuvo la suerte de vivir antes del políticamente rudo Papa Bonifacio VIII, quien apretaría la muñeca eclesiástica en lo atinente al enclaustramiento monacal y a la libertad de acción de las abadesas y directoras monacales. Pues ella gustaba de irse a predicar por el mundo, a todos por igual, con absoluta independencia. Y evidentemente SS Bonifacio no veía con buenos ojos libertades semejantes.
El Boni-08




Hilde le gustaba escribir cartas. Así que no dudaba en epistolarle a muchos de los grandes personajes del momento, como a los papas Eugenio III y Anastasio IV, el emperador Federico I Barbarroja, Enrique II de Inglaterra y su esposa la superestrella Leonor de Aquitanía, el abad Suger de Saint-Denis, (consejero de Luis VI y Luis VII de Francia) y al santo Bernard de Claraval.



Bernard de Claraval.




ierta vez, ¡por Wotan! Hildegard hizo acopio de valentía y fuerza de carácter cuando por el asunto de los antipapas se valió de la correspondencia para amenazar religiosamente al mismísimo emperador Federico I Barbarroja quien por cuestiones políticas benefició con un nombramiento imperial como Papa a un tal Pascual III siendo instalado en la Santa Sede mientras que el verdadero Papa Alejandro III tuvo que irse al exilio.



Federico I Barbarroja
con ellas ya blancas





u último conflicto lo tuvo Hildegard con sus propios superiores en el año 1178, quienes pusieron a Rupertsberg en entredicho con un Interdicto bajo la acusación de haber dado sepultura a un noble que había sido excomulgado, lo cual estaba prohibido por el derecho canónico. Astutamente Hilde hizo desaparecer todo rastro del enterramiento, envió a Roma una importante carta de contenido doctrinal en pro del uso de la música como complemento de la liturgia, ya que como castigo se le había prohibido su uso. Un año despues se le levantó el interdicto al ser apoyado su proceder por un sinnúmero de testigos, quienes dieron fé de la reconciliación del difunto noble con las enseñanzas de la Iglesia. Unos meses después, el 17 de Septiembre, ¡oh Baldur! se nos marcha, entre señales y portentos, nuestra querida Hildegard, bastante mayorcita, a los 81 años de edad. Así lo he leído y también así lo recuerdo.

aquí termino con esta edificante historia, que os ha sido narrada por mi, el ásatruer Friedrich de Gunderheim, el ermitaño, a petición de vosotros, en este dia 18 de Septiembre del 2009, desde mi exilio en Villadiego, Sadom, provincia del Impío Imperio de Occidente.



Texto por: Doktor Gnómegang
para "Las Eras Obscuras".






Información adicional:
http://es.wikipedia.org/wiki/Hildegarda_de_Bingen#cite_note-6
http://roma-aeterna-una-voce.blogspot.com/2009/09/festividad-de-santa-hildegarda-de.html
Teoderich de Echternach - Vida y visiones de Hildegard von Bingen, Siruela / Biblioteca Medieval, 2001

9 comentarios:

Alchemy dijo...

Hola Dk!! Muy buen post dedicado a esta gran mujer, que me cautivó con sus obras y su arte, con la lucidez y anticipación que la caracterizaba.
En el mes de marzo, había dejado una entrada con un video dedicado a ella, por si te interesa te dejo el enlace
Un abrazo grande, desde la Primavera Austral:
BeT

Doktor Gnómegang dijo...

Bienvenida a bordo! Me alegro que te gustara la entrada. ^Por supuesto que me interesa ver el video. Te agradezco el enlace.
Muchas gracias por venir y que se repita la visita.

Saludos,

Alchemy dijo...

Interesante la entrada y magnífico tu blog! me encanta!!.
En cuanto a Hildegard, admiro a esta mujer iluminada!, increíble su vida y su legado.
Por supuesto... me tendrás seguido por estos mares. Un abrazo, amig@!!
BeT

CLsT dijo...

Doktor!! Esta es la biografia mas amplia y simpatica que hay de la Hildegarda en internet. Que buen texto, divertidisimo XD

Hildegarda von Bingen es un personaja fascinante. Yo estoy convencida de que su "litterae ignotae" es la base en que se fundamento Jhon Dee para crear la lengua de los angeles.

La abadesa era un crack. Tremenda.

Insisto: magnifica entrada. Desde hoy tu seguidora...
CLsT

Doktor Gnómegang dijo...

Gracias por tu comentario CLsT.

He conocido a Hilde mas bién a travez de sus composiciones musicales. Maravillosas y misteriosas.
Oportunamente investigaré la obra de Johnny Dee, a ver que se trajo entre manos... ;-)

Saludos,

Fata Morgana dijo...

Lindo post sobre Hilde :D

Doktor Gnómegang dijo...

Bienvenida al Blog F.M.!!!

Gracias por venir, espero que os haya gustado...

Cuento con el apoyo de vosotros los lectores ...

Espero que volvais pronto!

Saludos,
Doktor Gnomegang.-

Tere Mtz dijo...

Hola, Doc. es un gusto escribirle, espero que usted pueda seguir con sus publicaciones. Considereme una seguidora de su blog. Hilde, asi tambien le llamo., es una mujer a la que admiro profundamente y con quien siento que me identifico en muchos aspectos. Saludos desde Chiapas, México

Doktor Gnómegang dijo...

Amiga ,Tere,
,
Es un honor para un servidor recibir sus comentarios en este lugar.

Espero que el blog sea de su agrado, y que siga viniendo al mismo. En breve iré a conocer el suyo.

Estoy en ver como sigo con el mismo, como habrá notado lo tengo un tanto abandonado, debido a mucho trabajo en otra área.

Le invito a conocer mi otro blog, el principal,

The Secret Corner of Doktor Gnomegang

http://doktorgnomegang.blogspot.com

Tal vez pueda encontrar algo de interés por allí.

Le espero allá y que se repita la visita aquí.

Saludos,

Dr.G.